viernes, 19 de octubre de 2012

Aspectos psicológicos que provocan los trastornos alimenticios


Los aspectos psicológicos que sufren las personas con trastornos en su alimentación son conductas, hábitos, o acciones que no están presentes en la vida normal de una persona que no sufre desórdenes alimentarios.

La comida es para nosotros una fuente de energía y salud, en cambio, para aquellas personas que sufren trastornos en su alimentación, es una manera de enmascaras o sustituir sus estados de ánimo.

Los psicólogos hablan de que los seres humanos tenemos dos tipos de hambre: el hambre bucal y el hambre estomacal.

  1. El hambre estomacal es el hambre propiamente dicha. Es decir, la necesidad de ingerir alimentos para darle energía a todas las células de nuestros cuerpos.
  2. El hambre bucal es la necesidad de llevarse algo a la boca para intentar paliar un estado de insatisfacción emocional. 

Dependiendo del estado emocional en el que se encuentre la persona, sus necesidades alimentarios variarán hacia un lado u otro, es decir, tanto pueden variar para una buena salud, comiendo de una manera equilibrada o más saludable; o para una mala salud, que provocaría los trastornos alimentarios de los que tratamos en este blog.

Las personas que sufren trastornos en su alimentación suelen ser por lo normal, adolescentes muy perfeccionistas (un varón, por cada 9 mujeres) que tienden a obsesionarse con obtener siempre unos resultados brillantes en todo lo que hacen, y por lo tanto, también en su alimentación.

Por ejemplo, en el caso de la bulimia nerviosa, y de los vómitos, son acciones claramente agresivas. A veces, esas agresiones van dirigidas contra ellos mismos porque se sienten indignos o culpables por algún aspecto de su vida, tanto puede ser físico, como psíquico.

La mayoría de las niñas que padecen trastornos de la conducta alimentaria han sido niñas modélicas, muy dúctiles, muy buenas, nada respondonas, que encuentran una vía libre de expresión de sus pensamientos con la manipulación de los alimentos.

Aspectos y trastornos psicológicos más comunes en la sociedad:


  • Alimentación adaptada al modelo de cuerpo prefijado.
  • Baja autoestima.
  • Falta de atractivo propio.
  • Perfeccionismo excesivo en todo lo que hacen.
  • Rituales obsesivos en la alimentación.
  • Actividad física excesiva.
  • Ayunos periódicos.
  • Discursos monotemáticos nutricionales.
  • Alteraciones de carácter (Ira, irritabilidad, agresividad, etc.)
  • Inseguridad en sí mismo y en todo lo que hacen.
  • Sensación de incapacidad, sentimiendo de culpa y autodesprecio.
  • Ansiedad desmedida.
  • Insomnio.
  • Aislamiento social por miedo a no encajar.
  • Desinterés y pérdida del apetito sexual.
  • Sensación de "poder", puesto que no son capaces de controlar las exigencias del mundo, controlan sus propias necesidades alimenticias.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada